31 mar. 2016

Bolso para el hospital

Hace tiempo que no escribo por aquí. La verdad es que la comodidad y la inmediatez de Instagram o de Facebook hacen que cada vez me de más pereza esto de bloguear, aunque he de reconocer que donde esté una buena entrada de blog, ¡que se quite el resto!

Hoy, de casi 40 semanas, he decidido que era el momento para terminar de preparar la bolsa para el hospital. Ya tenía todo seleccionado desde hace un tiempo, pero algo dentro de mí me pedía coser una bolsa nueva. Le di bastante vueltas a como hacerla para quedarme finalmente con un modelo sencillo, tipo "tote bag".

En la parte delantera le he puesto un bolsillo enorme en tela batik, entretelada, para hacerla más resistente. Las asas llegan hasta el fondo del bolso, para que aguanten bien el peso.

Además, lo he forrado y le he puesto una de esas etiquetas de Hilos y Más que tanto me gustan :-)



¿Queréis echarle un vistazo a lo que he preparado para llevarme?



Os dejo aquí un resumen por si alguna futura mami necesita ideas:

- Bata ligera, de algodón.
- Zapatillas.
- Sujetadores de lactancia. Estos los he comprado en Primark y me parecen muy cómodos. Además, tienen hasta la copa F, lo cual es de agradecer.
- Bragas altas, de algodón.
- Ropa cómoda para salir del hospital. He elegido una camiseta de lactancia y una maxifalda.
- Ropita para el bebé: pijamas, bodys y gorritos.
- Pañales y toallitas. Para los primeros días usaremos desechables, ya que no tenemos pañales de tela tan pequeñitos.
- Un libro de fotografía y poesía que seguro elevará mis niveles de oxitocina :-)
- Mi móvil con una playlist creada para la ocasión, con canciones que son especiales para mí, que me trasladan a momentos felices de mi vida. La idea es escucharla durante la dilatación, pero veremos lo que finalmente me apetece cuando llegue el momento. Junto con el móvil, el cargador, ¡qué no falte!
- Un neceser con productos básicos de higiene: cepillo de dientes, pasta, enjuague, jabón... Y un par de productos especiales que me han acompañado en los últimos meses y sin los que ya no puedo vivir. Se trata de una crema hidratante apta para pieles tan sensibles como la de una servidora y de un roll-on de aromaterapia. Este pequeño botecito me ha ayudado a comenzar cada día con ganas, a pesar del insomnio y del cansancio acumulado. Su olor me da fuerzas y me llena de positivismo, así que he pensado que me vendría genial durante el trabajo de parto. Para usarlo basta con ponerse unas gotitas en las sienes y/o en las muñecas, ¡el efecto es inmediato! Si tenéis curiosidad por alguna de estas dos maravillas, podéis encontrarlas en la web de Olivia Soaps



Otras cosas que nos llevamos, aunque no dentro de mi nuevo bolso:

- Un fular portabebé elástico.
- Ropa y neceser para el papá
- Libro de controles del embarazo y plan de parto

Gracias por leerme y ¡hasta pronto! Nos vemos en Rums