29 dic. 2014

Detalles para los invitados de nuestra boda

Si algo teníamos claro respecto a los detalles para los invitados era que no queríamos que fuese el típico regalo que se va a perder en el olvido. No queríamos ni platitos, ni cisnes, ni alianzas pintadas en oro. Lo que sí queríamos era que el regalo tuviese un uso, no necesitábamos que perdurase por siempre en una estantería, sino que nuestros amigos lo usasen pensando en la fiesta tan bonita que habíamos preparado para ellos. 

Después de buscar y buscar nos dimos cuenta de que no íbamos a encontrar el detalle a nuestra medida, así que nos decidimos a hacerlo. Y sí, hablo en plural. Porque aquí mi queridísimo puso su granito de arena para conseguir sacar este trabajazo adelante.

Una vez llegados al punto de "esto tiene que ser handmade" acordamos lo siguiente: el detalle iría en caja y serían dos cosas. Una la teníamos clarísima: una vela aromática en un tarro de vidrio. Y algo para acompañar, algo a lo que le pongamos mucho cariño... ¡claro, pues unas piedras de buenos deseos!

Tuvimos la enorme suerte de encontrar unas velas justo del mismo color que la tipografía de nuestra invitación y el resto de papelería de la boda. Lo que hicimos fue quitarle todas las pegatinas que traía y ponerle una pegatina con nuestros nombres en la tapa.



Para las piedras, usamos las mismas que para las piedras de contar historias, pero en esta ocasión hemos elegido piedras más grandotas y redondeadas. En cada cajita metimos deseos de "paz y amor" Los dibujos variaban según la forma de la piedra. pero en casi todas era un corazón y un árbol bien enraizado :-)



Dentro cada caja metimos un trocito de papel de seda rojo.


Las cajas también son handmade. Las compramos en selfpackaging y las montamos, pegamos y atamos en casa. Para cerrarlas hemos usado las cintas de Hilos y Más de "Feito a Man con Agarimo"  


El conjunto del detalle combina con las invitaciones, si os apetece os enseño toda la papelería que hemos hecho otro día (sí, esto también lo hemos hecho nosotros, en plural :-) )

22 dic. 2014

Poncho para dominguear

Llego por los pelos a este Cose Conmigo de LaLío. Después de la boda me había planteado darme un tiempo alejada de las manualidades, pero... ejem... ¡aquí estoy de vuelta, con energías renovadas!

Cuando vi este poncho, pensé: qué chulo es, qué pena que no sirva para poner aquí. Cuando la humedad del ambiente ronda el 80% llevar encima una capa gruesa de lana y salir a la intemperie no es una buena idea. Y ahí quedó el asunto. Pero unos días más tarde, cuando colocaba el armario de las telas pensé que por qué no hacer un pocho en tela de sudadera. Me pareció que seria genial ponérselo esas tardes de domingo en casa, para ver una peli acurrucada en el sofá, leer un libro o coser algo :-)

Así que me lancé. Pensé en hacerlo reversible, pero lo dejé en una sola capa, tampoco es que viva en un iglú ...



El bajo lo hice redondeado, me pareció más cómodo para mi propósito :-)

Delante pinté garabateé lo que me fue saliendo, las típicas cosas que me salen cuando en el trabajo me tienen un buen rato pegada al auricular, escuchando alguna melodía en bucle.

Tela de La Pantigana Shop

Me encantaría enseñaros una foto con mi "outfit hogareño" de los domingos, pero no ha sido posible, así que sintiéndolo mucho os quedáis sin ver mis zapatillas de pompones :-D

18 dic. 2014

Mi rincón de costura (pequeñito,pequeñito)

Cuando mi querida amiga de Hilos y Más anunció la semana temática sobre el cuarto de costura le dije rápidamente que lo sentía, pero que yo no podía participar. Que en el mini piso donde vivimos ahora no hay cuartos extra, ni ningún espacio que yo pudiera aprovechar sólo para mí. Tenía mi armario de manualidades, claro, pero aquello de tener la máquina a la vista como antes, se había acabado.

Pasaron los días e iba leyendo sus entradas sobre como organizar ésto o aquéllo... y me entró el gusanillo. Una tarde, tras montar el árbol de navidad con mi hijo, decidí darle la vuelta a la sala. Así, porque yo lo valgo. Me puse manos a la obra, contando con la valiosa ayuda de un capataz de 3 años con grandes dotes como coach. ¡Qué bien lo haces, mamá! ¡Hay que ver lo fuerte que eres!

Ni que decir tiene que tuve agujetas durante los tres días posteriores. Pero valió la pena.


Con dos estanterías creé dos ambientes en mi pequeña sala para tener este rinconcito para mí.


En las estanterías separatorias me he cogido un par de estantes para colocar las cajas donde lo tengo todo organizado. El sistema de cajas ya lo tenía, pero esta semana temática me ha servido para recolocar todo y tenerlo más a mano.

Os enseño el contenido de mis cajitas:

Caja 1: cordones y bies. Caja 2: cintas decorativas. Caja 3: cremalleras, gomas eslásticas y foe

Caja 1: herramientas de manualidades. Caja 2: material de escritura, washi tape y tarjetas Feitodelúa :-)

Caja para hacer llaveros y bisutería

Caja de plier y snaps. ¿A que es preciosa?

Fue un regalo de La Pantigana :-) La guardo como un tesoro
Además de estas cosas, en la estantería guardo la overlock y una caja enorme llena de trozos de fieltro.

Sobre la máquina tengo dos baldas. En ellas tengo las cosas que uso más a menudo, además de una pieza preciosa:

Este mandala está pintado a mano sobre pizarra. Ha sido un regalo de boda, hecho por alguien con un "algo" especial
Las telas las guardo en un armario. Me he quedado con la mitad de un armario empotrado que tenía una forma bastante curiosa, poco apropiada para guardar nada... pero perfecta para mis telas.


En la parte de arriba tengo sudadera, punto y licra:


En medio, más telas de camiseta, patchwork y alguna que otra tela exótica:


Abajo tengo telas de otros tipos y varios ovillos de trapillo:


¿Qué os ha parecido? Yo estoy muy contenta con el resultado, nunca pensé que en 60 metros cuadrados hubiera sitio para dos padres, un hijo, dos cobayas y 1 máquina de coser :-D

Gracias por animarnos a esto, ¡muchas gracias!

Con esto, creo que me tengo bien merecido ir a ver que se cuece por el RUMS de esta semana... ¡allá voy!