28 mar. 2012

Brunch de Cumpleaños "Sexo en Nueva York"

El 20 de marzo fue mi cumpleaños. Como cada año, celebré una fiesta con S, uno de mis mejores amigos, que cumple justo el día siguiente. En esta ocasión él se ocupó de la cocina y yo de la sala, así que me esmeré en lo posible para que todos estuviésemos cómodos y pasásemos un rato divertido.

Queríamos estar lo máximo posible con nuestros amigos, por lo que planteamos el brunch para servirlo todo a la vez y no tener que estar yendo y viniendo a la cocina. Pegué la mesa del comedor a una pared y le uní otra del mismo tamaño en perpendicular. Las cubrí con un mantel de lino enorme, que dejé caer "a su aire", formando arrugas que luego coloqué para separar las distintas zonas.Coloqué una estantería con platos, copas, vasos, tazas de café, cubiertos y servilletas e informé a todos de que cada uno podía (y debía) servirse lo que le apeteciese en cada momento, sin un orden establecido.

Quise darle un toque especial a la decoración, así que preparé una pequeña ambientación en la serie preferida de S: Sexo en Nueva York; como además acaba de volver de viaje de la Gran Manzana me pareció adecuado y que podía dar bastante juego para sacar un montón de fotos graciosas.

Mesa principal del brunch, con comida y bebida
Imprimí unas cuantas viñetas basadas en la serie y unos bigotes, labios y zapatos. Recorté todo y lo pegué con la pistola de cola caliente sobre unas brochetas de madera para decorar los platos. Además, preparé unos cócteles para dar la bienvenida a los invitados. Como muchos de nosotros, por una circunstancia u otra, no tomamos alcohol, me decanté por unos San Franciscos:

San Franciscos con Barrita de Hielo y Fresa

Coloqué una mesa en exclusiva para los cafés y las galletas, separada del resto de la comida:

Cafés, galletas y pastas
Para comer, S nos deleitó con los siguientes platos:

Pastel de Langostinos
Pan de Tomate Relleno de Ensalada de Cangrejo
Tostas de Queso y Mermelada de Tomate
Hummus
Tortilla Española... ¡Todo un clásico!
Crema de Queso al Tomillo y Crema de Queso Azul

Fresas Cubiertas de Chocolate y Coco

Todo esto culminó con una tarta de dulce de leche a la que nos olvidamos de sacarle foto... Espero que os haya gustado, si necesitáis que os explique alguno de los platos o cualquier otra cosa no dudéis en preguntar ;-)


27 mar. 2012

Proyecto Sari (Primera parte)

Después de haber destapado mi mega desastre en El Día del Engendro  me veo en la necesidad de hacer algo para arreglar el desastre que lleva más de medio año escondido en un cajón. Me gustaría hacer una prenda especial, como esta tela se merece, por eso quisiera pediros vuestra colaboración para encontrar esa idea perfecta. Se trata de 3 trozos de tela de sari, de unas dimensiones aproximadas de 130x55 + 150x55 + 110x110. La tela es extremadamente fina y bastante transparente, cosa importante a la hora de decidir en qué la voy a emplear (no es cuestión de ir por ahí luciendo barriga -ni otras cosas-). ¿Os animáis a echarme una mano?

Este es uno de los trozos, aquí veis el estampado y la transparencia... ¡a ver qué se nos ocurre!

26 mar. 2012

El día del Engendro - 3PAM

Hoy, 26 de marzo las blogueras hemos sido invocadas por Tes Pés al Miayo para sacar a la luz nuestros más oscuros secretos, los "trapos sucios" costuriles que todas tenemos en la parte de atrás de algún cajón, esperando a ser resucitados para resultar útiles a alguien, en algún momento.



La verdad es que aunque me pareció una idea muy divertida, a priori pensé que no podría participar, porque en mi corta trayectoria costurera no había tenido mucho tiempo a hacer demasiados engendros, aunque haciendo un repaso rápido aparecieron en mi recuerdo más de un candidato. La mayor parte de las veces, cuando algo me sale mal lo descoso y lo rehago lo antes posible, para evitar que aceche el desinterés y la prenda acabe en el olvido, pero hubo un par de ocasiones en que no fue así, ahí van:

Engendro Nº 1: Como NO hacer un pouch


Una de las primeras cosas que quería hacer tan pronto como tuviese máquina de coser era un pouch. Había visto el tutorial en Mi rincón de mariposas y me pareció un desafío asequible para mis escasos conocimientos de costuras. Quería hacerlo con una tela muy especial e, ilusa de mí, pensé que porqué no utilizar el sari que me había traído mi amiga M de La India. Me dolió un poco meter la tijera, pero me dije para mí misma que el sari estaría mucho más aprovechado así que usándolo de pareo, así que me puse manos a la obra. Tomar las medidas, marcar y cortar fue trabajo fácil, pero cuando empecé a dar las primeras puntadas... ¡HORROR! la tela resbalaba en todas direcciones y al era casi imposible ir recto. Pero, ¡eso no era lo peor! Después de la recta venía una curva, ¿cómo iba a ser capaz de hacerla? La respuesta es sencilla: no fui capaz. Además de unas costuras horribles, los márgenes que dejé para hacer la costura francesa eran enormes, por lo que quedó un montón de tela donde supuestamente iría el culo de mi bebito. Os dejo una foto del desastre, que espero recuperar pronto reutilizando esta maravillosa tela para hacerme una prenda para este verano. Dicen que la experiencia es un grado, así que espero que todo vaya mejor en el segundo intento.

Tela de sari, traída de La India
Engendro de pouch (inservible)


Engendro Nº 2: A vueltas con lo reversible (o no)

Mi segundo proyecto (esta vez más asequible) fue una funda para la Game Boy de mi chico. En este caso la costura era muy sencilla, así que decidí añadirle algo de emoción haciendo una funda reversible. En principio me pareció muy sencillito, pero después de pasar por la máquina unas cuantas costuras, no me digáis cómo, aquello era imposible colocarlo de ninguna manera para conseguir el efecto deseado. La tela interior quedó como veis en la segunda imagen, pero en este caso decidí solucionarlo en la medida de lo posible. Doblé en oblicuo la tela más delgada con los bordes hacia adentro y aproveché la tela sobrante como bolsillo para llevar uno o dos juegos. No es gran cosa, pero al menos mi segundo proyecto sí se ha utilizado para algo :-)

Funda Game Boy Color con bolsillo hecho "sin querer"
Detalle de la funda no-reversible