25 ene. 2012

Un arco de globos

En ocasiones me ha surgido la necesidad de contar con los servicios de otras personas para preparar decoraciones con globos. Siempre me pareció un trabajo muy complicado para el que había que contar con mucho tiempo y una buena cantidad de paciencia, pero al mismo tiempo tenía curiosidad por aprender.

Tras unas cuantas pruebas fallidas, especialmente en lo que se refiere al tamaño de los globos, puedo decir que he conseguido terminar un arco de globos con éxito. Os dejo a continuación una pequeña explicación por si os interesa decorar con globos alguna celebración que tengáis en próximas fechas.

Lo primero y más importante a tener en cuenta es que todos los globos tienen que tener el mismo tamaño. Para ello hay que utilizar un medidor de diámetro, ya que "a ojo" sería un poco complicado dar con la medida justa. Yo he utilizado un aro de hacer pompas de jabón gigantes, pero podéis usar una caja o cualquier otra cosa que tengáis a mano.

Medidor de globos casero, hecho con un pompero gigante
Comenzaremos a atar los globos de 2 en dos y después de 4 en cuatro. Si vais a utilizar distintos colores cada grupo de 4 debe llevar los colores colocados en el mismo orden para poder conseguir un efecto de espiral.

Los globos deben ser iguales
Para unir los grupos de 4 globos entre sí, ataremos un hilo resistente al primer grupo e iremos atando los siguientes grupos encima, con cuidado de que los colores estén correctamente ordenados para conseguir la espiral.

Grupo de 4 globos atados con hilo de pescar
El número de globos dependerá del tamaño que le queráis dar al arco, pero podéis tener en cuenta que como mínimo necesitaréis unos 100 globos. Para sujetarlo utilizaremos el mismo hilo, atándolo a algo pesado (una piedra, por ejemplo). Y este es el resultado:

Arco de globos
Después de ver esta foto me di cuenta de que alguno de los globos de había descolocado al doblar el arco, pero pude corregirlo fácilmente sin tener que deshacer ningún nudo.

22 ene. 2012

El armario de Javi

Este es el regalo más especial que he hecho estas navidades. Lo hice para mi ahijado Javi, que tiene 20 meses. Después de visitar decenas de blogs cargados de ideas maravillosas y, por una u otra razón, descartar cada una de ellas, me decidí a hacer una especie de "mariquita" de tela y fieltro, integrada en un Quiet Book.

¡Hola, me llamo Javi!

El cuerpo está hecho de fieltro y lleva ropa interior de velcro para que su ropita se quede más o menos en su sitio. En anteriores ocasiones he utilizado cola caliente para hacer este tipo de proyectos, pero mi hijo me demostró que los bebés de hoy en día pueden con eso y más, así que me decidí a pasarlo todo con la máquina (o a mano, en algún caso) para evitar que las piezas pequeñas se separen.

Esta es la portada de mi libro-armario

En el interior hice una bolsita de plástico transparente con puertas, para que simulase un armario, y la llené de conjuntos y complementos para poder combinar a gusto del usuario :-)

Javi posando al lado de su armario
Colección primavera-verano 2012
Y los complementos... ¡indispensables!

Si os ha gustado la idea y queréis ver cosas similares echadle un vistazo a los dos blogs que más me han inspirado: Pandielleando y Trapeando. ¡Gracias a las dos por compartir vuestras maravillosas ideas!

Un bolso para mi hermanita

Ahí va otro de los regalos navideños entregados: se trata de un bolso-mochila para mi hermana pequeña. Tiene 11 años y no le gustan mucho las típicas cosas de niñas, así que tuve que esforzarme por hacer algo original y práctico, sin ninguna señal de lazos, corazones, flores ni nada que se le parezca.

En un principio consideré la posibilidad de colocarle unos tirantes de cuerda gruesa, pero luego pensé que no irían muy bien para sus hombros si cargaba un poquito de peso, así que hice unas tiras con la propia tela, doblándola dos veces a la mitad (conservando el largo de la pieza) y pasando una costura con la máquina. Aunque la tela que utilicé es tipo loneta no tuve problema alguno para coser todas las capas de tela resultantes.

¡Espero que os guste!


20 ene. 2012

Otra braga polar


Mi madre camina mucho, así que uno de los regalos que le hice estas navidades fue una braga polar. En este caso preferí que no fuera tan gruesa como la que había hecho previamente para mi hermano, así que no es reversible.

Para hacerla sólo tenéis que cortar un rectángulo de tela un poco mayor que la parte más ancha de vuestra cabeza, hacer el dobladillo superior e inferior y unir formando un círculo. Yo además le añadí dos círculos fucsia para darle un poco de gracia.

Eso es todo, ¡espero que os guste!

Braga polar con apliques en fucsia

19 ene. 2012

Fular circular para una chica muy especial

Hace unas semanas operaron de la garganta a alguien que considero muy especial para mí y se me ocurrió hacerle un detallito para proteger su voz del frío que estamos teniendo estos días.
Se trata de un fular circular reversible, hecho de una tela vaquera muy finita y de otra tela blanca con letras negras estampadas. Esta prenda puede llevarse cos con vueltas al cuello o estirada y al ser reversible podemos jugar con los dos colores.
Fular circular con dos vueltas
Fular circular estirado
¡Paquetito listo para ser entregado!

Para realizar esta prenda hay que cortar dos rectángulos de tela de la misma medida. Los colocamos con las caras buenas tocándose y cosemos las dos partes largas. A continuación lo doblamos para formar el círculo y cosemos esta última parte, dejando un espacio para poder darle la vuelta y rematarlo por el derecho. ¡Rápido y sencillo! ¿Alguien se anima a coserlo? :-)

3 ene. 2012

Brunch de Año Nuevo

Me encantan las reuniones con amigos, especialmente si son entorno a una mesa que propicie una larga conversación, de esas en que mezclan risas, recuerdos, secretos, ilusiones. Si hay algo que me da pereza a la hora de encargarme de uno de estos encuentros es el tener que levantarme constantemente para llevar y traer platos, por lo que me gusta mucho recurrir a los picoteos en lo que todo está colocado encima de la mesa principal. Yo además utilizo una o dos mesas auxiliares para colocar las bebidas, servilletas y vajilla y cubiertos de sobra.

Para festejar el año nuevo les propuse a nuestros mejores amigos preparar un "brunch" en mi casa. Esto es un desayuno que se hace tarde o un almuerzo que se sirve temprano, o lo que es lo mismo, una mezcla de ambos. En los "brunch" hay una gran variedad de bebidas, desde los zumos y los cafés hasta el cava. En cuanto a los platos, se mezcla lo dulce y lo salado, en función del gusto de los invitados. En esta ocasión, el plato estrella fue una "Tarta rápida de yogur y frutos rojos"


Para prepararla necesitamos unas galletas de cereales sabrosas (en este caso de trigo y copos de avena), que machacaremos con ayuda del rodillo y mezclaremos con mantequilla fundida. A mí me gusta mezclarlas en la misma sartén donde he fundido la mantequilla, para que se doren un poquito. Cuando las migas comienzan a unirse entre sí las ponemos en el fondo de los recipientes elegidos. Sobre la galleta he puesto una cucharada de mermelada de arándanos de calidad y encima una crema de yogur ecológico, aunque también podemos utilizar kéfir, yogur griego o incluso mascarpone. Por último, solo queda colocar los frutos rojos (yo he puesto fresas en almíbar y frambuesas) y una hojita de menta fresca.

Otros platos rápidos y con éxito asegurado que he prepadado para la ocasión:

Ensalada de tomate, mozzarella y albahaca

Vasitos de queixo do Cebreiro y miel de Galicia
Chupitos de leche merengada ecológica
Embutidos, queso y paté
Ensalada de bogavante
Como veis, ha sido una buena manera de empezar el año. Espero que vosotros lo hayáis comenzado también con buen pie :-)